Una impresionante escultura de 500 años, guarda en su interior un gran secreto.

Una impresionante escultura de 500 años, guarda en su interior un gran secreto.0shares

"El coloso de los Apeninos", así es como se le conoce a esta imponente escultura de piedra que fue creada por el famoso artista Giambologna, quien fuera en la época del renacimiento uno de los más reconocidos escultores. 

Este gigante está ubicado en la Toscana, Italia, más específicamente en los jardines de la Villa Demidoff, donde pasa sus siglos junto a un estanque, mirando los peces y sosteniendo con su mano izquierda la cabeza de un demonio que escupe agua. Y mientras lo hace, guarda celosamente, en su interior, un mensaje para la humanidad, que lleva ya 500 años esperando por ser revelado. 

Dentro de si, esconde varias habitaciones que fueron diseñadas para cumplir con diferentes funciones, que hacen pensar que definitivamente, este enorme dios de las montañas a las que debe su nombre, no esta allí por caprichos del azar. 

10 metros de piedra y arcilla

A finales del año 1500 el Giambologna, fue invitado a crear esta majestuosa estatua para cuidar del jardín de Villa de Pratolino (hoy conocida como Villa Demidoff) y que fue solicitada por Francisco de Médici, para recibir allí las visitas de Bianca Cappello, quien para entonces era su amante. 

Un dios vigilante para los enamorados

El rostro de la estatua, mitad roca, mitad humano, mira hacia el lago, aunque da la impresión de estar cuidando todo el espacio verde que le rodea. De más esta decir que los detalles son impresionantes. 

Pero es más que solo una escultura exterior

En su interior, varias recámaras con entradas independientes permanecen listas para las diferentes tareas que darían vida a este dios de las montañas. 

Lo que verían en la época renacentista

Una de las más impresionantes funciones de estas habitaciones es la de la cabeza, que tiene un espacio para encender fuego y llevar al humo a salir por los orificios nasales, mientras que las llamas, en la noche, encenderían los ojos de la estatua. 

El demonio dominado

Otro increíble efecto de la escultura consiste en el pez demonio que esta prisionero del Coloso, el cual usa la corriente natural que fluye en el lago, para escupir agua a modo de fuente. 

Una obra de arte por dentro y por fuera

En lugar de las típicas paredes rocosas de una cueva, el Coloso estaba cubierto de frescos y labrados bellamente decorados con perlas y demás tesoros. 

Sus cámaras internas se iluminan gracias a ventanas de tipo tragaluz, ocultas a la vista de los espectadores externos

Tal vez su intención era darle a los amantes un espacio de intimidad y romanticismo

¿Subirías tú estas escaleras hasta la cima de este dios?

Pero ¿Acaso tanta majestuosidad fue solo por capricho de los amantes?

¿O acaso Giambologna se tomó tanto detalle para dejarnos algún mensaje a través de los siglos? 

Tres bocetos tridimensionales realizados en arcilla, con todo detalle, nos dicen que para este escultor, esta obra era algo muy importante 

El gigantesco dios de piedra, está cuidando un lago y un enorme jardín lleno de verdor y vida

Algunas personas aseguran que Giambologna aprovechó esta ubicación para dejar un mensaje  a la humanidad, lo más claro posible

Nuestra Tierra, nuestro planeta, es uno solo y sus recursos estarán allí para satisfacernos y darnos vida, solo mientras cuidemos de ellos

¿Crees que este sea el mensaje del coloso de los Apeninos? 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR