Los utensilios de cocina más peligrosos que existen y sus respectivas versiones seguras.

Los utensilios de cocina más peligrosos que existen y sus respectivas versiones seguras.9shares

Cada vez es más frecuente escuchar que las personar se esfuerzan por llevar un estilo de vida más saludable. Motivado a esto, comienzan a prestarle especial atención a lo que comen, las porciones y las formas de preparación de los alimentos. Sin embargo, jamás se han detenido a pensar que los implementos que usan para prepararlos pueden llegar a ser tan o más perjudiciales para su organismo que la comida misma. Parece mentira pero es una terrible realidad.

Es así como adquieren protagonismo los utensilios de cocina, principalmente las ollas y los sartenes, los cuales pueden causar serias complicaciones debido a su composición interna. Te sorprenderá saber cuán tóxicos son aquellos que encabezan la lista de la preferencia de las personas. Para que esta situación no te tome desprevenido, aquí en Buenamente.com te explicamos cuáles son, por qué son tan peligrosos y qué alternativas puedes emplear para que cumplan su misma función.

1. Utensilios de aluminio y papel aluminio.

Su uso es muy popular en la cocina debido a la abundancia de este material, sin olvidar lo resistente, versátil, liviano y práctico que es. Pese a todas sus bondades, no queda exento de traer consigo algunos riesgos ocultos.

Para quienes no lo sabían, el aluminio es un metal neurotóxico.

Se presume que los niveles elevados de aluminio afectan significativamente a los que padecen enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central, entre ellas el Alzheimer. A pesar de que la mayoría están recubiertos, son propensos a astillarse y es allí cuando liberan las toxinas del metal, traspasándolas a los alimentos.

En este caso, las alternativas más recomendadas son los utensilios de vidrio.

Éstos no liberan absolutamente ningún gas cuando se calientan, además de ser duradero, benigno con el ambiente y no retiene olores ni sabores de las comidas preparadas en ellos. Su principal desventaja es no ser antiadherente. Es un bajo precio que habría que pagar por garantizar nuestra seguridad y la de nuestra familia.

2. Utensilios de teflón.

El teflón es probablemente el que podría sentirse más ofendido de toda esta lista, ya que muchas personas optan por él debido a sus propiedades antiadherentes, lo cual hace considerarlo más conveniente. Sin embargo, para sorpresa de muchos, justo eso lo convierte en todavía más peligroso.

Los gases emanados al someter a altas temperaturas los utensilios de teflón son sumamente dañinos.

Su propiedad antiadherente se logra agregando una capa de PTFE, el cual es un polímero plástico que emana toxinas al descomponerse, iniciando ese proceso al ser expuesto a temperaturas superiores a los 572 grados Fahrenheit. Los síntomas que provocan son muy similares a los del resfriado común pero, debido a su particular naturaleza, ha sido denominada "fiebre del humo de polímero" o simplemente "gripe de teflón". Lo peor es que no sólo afecta a los seres humanos, sino que cualquier ave que tengas como mascota está en peligro.

Pero eso no es todo lo que se oculta debajo de la "magia" del teflón.

En su composición, también se encuentra otra sustancia bastante perjudicial para la salud: el PFOA (o ácido perfluorooctanoico). Por si no lo sabes, este compuesto ha sido asociado con distintos tipos de cáncer, siendo los más importantes el de próstata, ovarios y mama. Los defensores del teflón afirman que el nivel de PFOA que posee es poco representativo para significar una amenaza, alegando que existen muchos otros productos que también lo contienen. Aún así, no está de más limitar nuestra exposición a él.

Otros recubrimientos sirven perfectamente como antiadherente sin emanaciones riesgosas.

Entre ellos se pueden mencionar aquellos con recubrimiento a base de PTFE como sustituto del PFOA (por ejemplo el granito). El único detalle es que debes cerciorarte de que se encuentre intacto, es decir, sin ninguna área desconchada. Su vida útil es corta debido a que es un material frágil que se astilla con facilidad y, una vez que esto sucede, debes desecharlo.

También son viables para este propósito los utensilios de cocina de hierro fundido real.

Además te encantarán pues son muy perdurables en el tiempo. Su superficie se calienta bien y uniformemente, aparte de que pueden templar para que los alimentos no se peguen. No emite ningún tipo de gas al calentarse sino que más bien ayuda a mantener los niveles de hierro en tu organismo. En caso que quieras otra opción más refinada, puedes probar los utensilios de hierro fundido esmaltado, iguales en seguridad y comodidad pero menos rústicos.

3. Utensilios con recubrimiento de cerámica.

Tienen muy buena apariencia, de allí que parezcan una opción segura en un primer momento. Aparte de que la cerámica es 100% segura para cocinar. El detalle es que ellos sólo cuentan con una fina capa de este material que recubre los utensilios que esconden los materiales realmente peligrosos.

Existe un alto riesgo de sufrir algún tipo de envenenamiento severo a causa de este tipo de utensilios.

No precisamente por la cerámica sino por su deterioro sobre la superficie de las ollas y sartenes, lo que deja expuesto el plomo y cadmio que se encuentra presente en ellos, contaminando gravemente los alimentos. Esto suele ocurrir tras unos pocos meses de uso. 

El plomo produce una de las intoxicaciones por metales más graves que existen.

Sus síntomas varían desde dolores de cabeza y molestias abdominales hasta infertilidad, cuadros de coma o la muerte. Algunos son libres de plomo, pero en su lugar contienen aluminio que es también perjudicial, como ya vimos antes.

¿Alternativas? Utiliza utensilios 100% de cerámica.

Por ser un material completamente natural, no genera problemas para nuestra salud. Minimiza el riesgo de astillarse, no es tóxico, es altamente antiadherente y, por si fuera poco, se puede lavar en el lavavajillas. ¡Una completa maravilla! El único inconveniente es que amerita una considerable inversión de dinero puesto que suelen ser muy costosos; aún así, vale la pena el sacrificio ya que te durará por muchísimos años.

4. Utensilios de cobre.

Se ven hermosos en los anaqueles de las tiendas y eso hace que muchos los prefieran. Otros los eligen por haber escuchado en alguna parte de sus interesantes propiedades de conducción de calor, el cual hace que se calienten de forma rápida y uniforme. Entretanto, de lo que nadie habla es de lo peligroso que son cuando se usan para cocinar.

El exceso de cobre en el organismo resulta letal.

Las personas necesitamos cobre en nuestro cuerpo en cantidades mínimas. Pero una cantidad excesiva puede complicar seriamente nuestra salud e incluso causar la muerte producto de un envenenamiento por metales pesados. Generalmente ocurre cuando los utensilios de cobre no están recubiertos con oro material, por eso pasa directamente a los alimentos. Sin embargo, el hecho de estar recubierto tampoco es tan útil pues suele contener níquel, que también en bastante peligroso.

El acero inoxidable es la mejor opción para su sustitución.

Liviano, resistente y ¡puede sazonarse para que la comida no se pegue! Y otra de sus bondades es que pueden permanecer intactas por años, sólo asegúrate de comprar uno que este libre de níquel y cromo, el cual se considera apto para la cocción de alimentos.

¿Cuáles de ellos son tus favoritos para cocinar? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta valiosa información.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR