Lo que callan las madres: Mujer publicó sus preocupaciones en Facebook y se vuelve viral

Lo que callan las madres: Mujer publicó sus preocupaciones en Facebook y se vuelve viral4shares

El trabajo de una madre es maravilloso. No obstante, no es nada fácil. De hecho, es el trabajo más demandante del mundo ya que debes estar al pendiente de los más pequeños del hogar las 24 horas del día, los 7 días a la semana, los 365 días del año.

Por supuesto, es un trabajo sumamente gratificante, ya que poder ver a tus hijos crecer, enseñarles valores y convertirlos en mejores ciudadanos es una experiencia que difícilmente podríamos explicar con palabras. Pero de una cosa sí estamos seguros: ¡es algo que realmente te llena como mujer!

Hoy queremos traerte la historia de una madre que sorprendió a la Internet al publicar un listado de sus preocupaciones. Ahora, su lista se ha vuelto viral y todo el mundo no para de hablar del laborioso trabajo de esta mamá. ¡Estamos seguros que muchas madres se podrán identificar con ella!

Todos conozcan a Cameron Poynter, una madre de dos que tenía mucho qué decir.

Ella a menudo se sentía como si estuviera haciendo malabares con el mundo, pues tenía un montón de responsabilidades: Hacer compras, lavar la ropa, calmar berrinches, programar citas y más. Pero, un día todas esas actividades se acumularon de tal manera que se sintió emocionalmente agotada.

No obstante, ella sabía que no debía ser la única en sentirse así.

Así fue como Poynter decidió enviar una especie de saludo a todas aquellas madres guerreras.

Sabiendo que ellas podrían apreciar su gran esfuerzo. Por lo que escribió una lista de todas sus preocupaciones como madre y como encargada del hogar, la cual fue bien recibida por todas las mamás del mundo.

A continuación te dejamos las palabras de esta madre:

"Yo soy el guardián", comienza la publicación.

"Soy el guardián de los horarios. De prácticas, juegos y lecciones. De proyectos, fiestas y cenas. De citas y tareas".

"Soy el guardián de la información".

"Sé quién necesita comida 5 minutos antes de que se produzca una fusión y quién necesita espacio cuando se enoja. Soy la que sabe si hay ropa limpia, si se pagan las facturas y si se nos acaba la leche".

"Soy el guardián de las soluciones".

"De las curitas, kits de costura y aperitivos. También de bálsamos emocionales y mantas de seguridad".

"Soy el guardián de las preferencias".

"De gustos y disgustos. De rituales nocturnos y comidas".

"Soy el guardián de los recordatorios".

"Para ser amable, recoger la basura, lavar platos, hacer los deberes, abrir puertas y escribir notas de agradecimiento".

"Soy el guardián de los rituales y recuerdos".

"De calabazas de Halloween y de huevos de Pascua. Yo soy el tomador de las fotos, el coleccionista de adornos especiales y el escritor de cartas".

"Soy el guardián de la seguridad emocional".

"El depósito del confort, el navegador de malos estados de ánimo, el titular de los secretos y el eliminador de los miedos".

"Yo soy el guardián de la paz". 

"El mediador de las peleas, el árbitro de las disputas y el facilitador del lenguaje".

"Yo soy el guardián de la preocupación".

"De lo suyo y de lo mío".

"Yo soy el guardián de lo bueno y lo malo, lo grande y lo pequeño, lo bello y lo duro".

"La mayor parte del tiempo, el peso de estas cosas se me parece a los elementos superiores de la tabla periódica: más ligero que el aire, por lo que me desenvuelvo con un sentido de propósito".

"Pero a veces el peso de las cosas que tengo, me arrastra por debajo de la superficie hasta que estoy pateando y luchando para poder salir de nuevo y me cuesta respirar. Porque estas cosas están constantemente titilando en la parte trasera de mi cerebro, esperando a que se me olviden. Sin embargo, me mantienen despierta. Porque todas estas cosas que tengo son invisibles e intangibles. Pasan desapercibidas y no se reconocen hasta que se han perdido", continúa la madre.

"Mi marido y mis hijos son amables y generosos, y me quieren mucho".

"Y este es, con mucho, el mejor trabajo que he tenido. Pero a veces ser el custodio de todo es agotador. Porque sientes que lo estás haciendo solo".

"Así que para todos los que son guardianes, te veo".

"Sé el peso de las cosas que tienes. Sé que el trabajo invisible que haces, que no viene con un cheque de pago o un permiso de enfermedad. Te veo. Y yo te saludo", se despide la madre.

Lo que Poynter describió brillantemente es un fenómeno conocido como "trabajo emocional".

La mayoría de las mujeres están muy familiarizadas con el concepto.

El "trabajo emocional" es el trabajo invisible de absorber el estrés de otras personas.

Por lo que asumen la responsabilidad de los demás.

Y este concepto es muy diferente a la "división de trabajo".

Pues aquí no hablamos de la delegación de los quehaceres del hogar, sino de la constante preocupación que siente la madre de que todas las cosas se hagan como deben hacerse.

Por su parte, Poynter dice que la reacción de los lectores, quienes han compartido su publicación cerca de las 80.000 veces, ha sido abrumadora.

"He escuchado de cientos de personas (amigos y extraños) decirme que necesitaban desesperadamente escuchar a alguien decir 'te veo, lo que haces importa y no estás solo'", indica la madre.

No hay duda que la publicación de Poynter es sumamente inspiradora.

Y, tal vez, esto haga que todos los hombres, padres e hijos, reconozcan la labor de las madres.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

"Quiero a mi mamá".
DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR