Esto es lo que realmente le sucede en tu cuerpo después de tomar refrescos dietéticos.

Esto es lo que realmente le sucede en tu cuerpo después de tomar refrescos dietéticos.0shares

¿Crees que tomar refrescos de dieta es la solución para mantener tu cuerpo libre de azúcar mientras te das un gusto? La verdad es que no podrías estar más alejado de la realidad. Aunque los refrescos de dieta son tan refrescantes y saben tan bien como las bebidas gaseosas normales, la industria de mil millones de dólares que ha sido considerada segura por las autoridades del gobierno, nos ha hecho ver un lado positivo de este producto que en realidad es muy negativo.

La verdad detrás de su convincente publicidad es que: la gaseosa dietética tiene una serie de efectos negativos en el cuerpo. El aspartamo, el ciclamato, la sacarina (un derivado del alquitrán), el acesulfame-k o la sucralosa son todos edulcorantes químicos que se encuentran en los refrescos dietéticos que son cientos de veces más dulces que el azúcar de mesa normal.

Y lo que le hacen a nuestros cuerpos es totalmente contraproducente para lo que la mayoría de nosotros elige este tipo de bebidas, como es evitar el azúcar y mantener nuestro peso bajo. Hay muchas razones por las que la gaseosa dietética es tan mala como la gaseosa común, y en Buenamente.com te mostramos una lista de 10 razones que te harán eliminar esa bebida de tu dieta de inmediato.

1. Puede causar problemas renales.

Un estudio de 2009 de más de 3.000 mujeres mostró un vínculo entre la soda de dieta y los problemas renales. Las mujeres que bebían dos o más gaseosas todos los días tenían hasta un 30% de disminución en la función renal.

2. El aspartamo se ha relacionado con dolores de cabeza.


El aspartamo ha sido relacionado con la migraña y el dolor de cabeza, según el sitio web Health. Este puede actuar como un disparador para algunas personas, pero si sufres de dolores de cabeza frecuentes, vale la pena dejar el refresco de dieta y ver si hace la diferencia.

Los estudios de laboratorio han demostrado que el aspartamo puede alterar los químicos del cerebro, las señales nerviosas y el sistema de recompensa del cerebro, lo que lleva a padecer de dolores de cabeza.

3. Arruinará tu sonrisa.

Un estudio llevado a cabo en los dientes de un usuario de cocaína, un usuario de metanfetamina y un bebedor de refresco de dieta, dieron como resultado que todos tenían el mismo nivel de erosión dental. El ácido cítrico en la gaseosa dietética destruye el esmalte de los dientes con el tiempo.

4. Causa daños en los vasos sanguíneos.

En el sitio web LiveScience se le preguntó a varios médicos su opinión sobre la gaseosa dietética, y aunque todos estuvieron de acuerdo en que debemos reducir nuestra ingesta de azúcar, un médico de la Universidad de Colombia dijo que la gaseosa dietética no debe ser más recomendada que la soda común.

Se refirió a un estudio que asociaba bebidas gaseosas dietéticas con un mayor riesgo de derrames cerebrales, ataques cardíacos y otras enfermedades de los vasos sanguíneos.

5. La gaseosa dietética está relacionada con la depresión.

Una investigación realizada con poco menos de un cuarto de millón de personas mostró que en un período de diez años, los que bebían gaseosas tenían un 30% más de probabilidades de ser diagnosticados con depresión, según el sitio web Authority Nutrition.

Este vínculo fue más fuerte para aquellos que bebieron refrescos de dieta, en lugar de soda regular.

6. Tu cuerpo no sabe que es artificial.

Cuando ingerimos edulcorantes artificiales, es posible que no consumamos todas las calorías del azúcar real, pero nuestros cuerpos reaccionan de la misma manera, según afirma el sitio web Health. Activan la insulina, enviando a nuestros cuerpos al modo de almacenamiento de grasa, y ¿adivina qué resulta de esto? Un aumento de peso.

Estudios realizados durante un período de diez años mostraron que los participantes que bebían refrescos dietéticos tenían un 70% más de aumento en la circunferencia de la cintura que los que no bebían, y los que bebían dos o más por día tenían un asombroso aumento del 500%. Esa es una gran cantidad de aumento de peso para un producto que incluye la palabra "dieta" en su nombre.

7. Perderás tu sentido del gusto.

Según el sitio web Prevention, el aspartamo es 200 veces más dulce que el azúcar de mesa normal. La sucralosa o Splenda, es 600 veces más dulce ¿Cuál es la moraleja de la historia? Tus papilas gustativas están llenas de dulce y el resto de los alimentos pierden su sabor.

Estudios realizados en la Universidad de Columbia también han demostrado que la gaseosa dietética altera los receptores en el cerebro para que, en lugar de satisfacer los antojos de azúcar, estos se prolonguen.

8. Se ha relacionado con la diabetes.

En un estudio en el que los participantes que bebían solo un refresco de dieta al día tenían un 36% más de riesgo de padecer de síndrome metabólico y diabetes.

El síndrome metabólico describe una variedad de condiciones que incluyen presión arterial alta, glucosa elevada y circunferencia de cintura grande.

9. Aumenta el riesgo de parto prematuro.

Authority Nutrition cita un estudio de casi 60 mil mujeres embarazadas en Dinamarca, en el que un refresco dietético por día se asoció con un 38% más de riesgo de parto prematuro. Cuatro refrescos de dieta por día aumentaron el riesgo en un 78%.

10. No se conocen los efectos a largo plazo.

En un artículo de LiveScience, un epidemiólogo de la Universidad de Texas afirma que los individuos difieren mucho en sus reacciones a los edulcorantes artificiales y que el potencial de efectos acumulativos irreversibles no puede ignorarse.

Se compara nuestra ignorancia sobre los refrescos dietéticos con estar "en medio de un experimento a gran escala" que incluye "verter grandes volúmenes de productos químicos artificiales en nuestros cuerpos día tras día". Y entonces se preguntan: ¿cómo podría no haber ninguna consecuencia de eso?

La verdad es que sólo existe una justificación para beber refrescos de dieta...

Y es para reducir nuestra ingesta de azúcar y combatir la crisis de obesidad que existe en la actualidad. Pero, ¿es esta una justificación válida cuando se ha demostrado que la soda de dieta contribuye a la obesidad, las enfermedades cardíacas, la depresión y la diabetes tan significativamente como la soda regular? Será mejor que intentes alejarte totalmente de la soda y calmes tu sed con agua, cantidades moderadas de jugos de fruta frescos y ricos en vitaminas o té helado sin azúcar, rico en antioxidantes.

¿Qué opinas de esto? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR