Con máscaras cubrían las terribles heridas faciales de soldados de la 1° Guerra Mundial

Con máscaras cubrían las terribles heridas faciales de soldados de la 1° Guerra Mundial2shares

Estas increíbles fotografías de antes y después muestran cómo soldados franceses e ingleses tuvieron que someterse a una reconstrucción completa de sus rostros luego de quedar desfigurados durante la Primera Guerra Mundial.

Las imágenes, que fueron tomadas entre el final de 1918 y principios de 1919, poco después del final de la Primera Guerra Mundial, y muestran las espantosas heridas faciales de las tropas que sufrieron muchos soldados. Una escultora pionera y un cirujano líder usaron su experticia para transformar los hombres que se habían convertido en víctimas en el frente. Anna Coleman Ladd creó máscaras hechas a la medida para que los soldados las usaran sobre las cicatrices en su vida después de la guerra. El joven cirujano Harold Gillies transformó las caras de muchos de los que fueron heridos y regresados al Reino Unido.

Ladd era una escultora nacida en los Estados Unidos, que estudió en París y Roma, y era bien conocida por un número de trabajos de alto perfil, incluyendo los bebés de Tritón, que hasta ahora se erigen en el jardín público de Boston, desde antes de que se desatara la guerra en 1914. Los soldados iban a su estudio para que les hiciera un molde de yeso de sus rostros, que luego era usado para ayudar en la fabricación de una prótesis de cobre muy fino.

Esto se pintaba para tratar de asemejarse al color de piel del soldado y a cada pieza se le agregaba algún tipo de cuerda o lentes para lograr mantenerla en su lugar. Antes de que ella pudiera trabajar en las máscaras, muchos soldados requirieron cirugía para reconstruir sus caras.

Soldado G

Este joven había perdido su ojo derecho y quedó con su cara completamente desfigurada en la Primera Guerra Mundial, abajo vemos en primer lugar una foto de su cara al terminar la guerra y posteriormente otra foto después de recibir su máscara.

Soldado Harold Page

Perteneciente al Regimiento de Norfolk, primero lo vemos antes de ser tratado en el hospital de Aldershot, a donde llegó 5 días después del ataque del regimiento en el río Somme, y tuvieron que removerle su ojo. Pero la máscara cosmética cambió la apariencia de su rostro.

Soldado F

Esto hombre tuvo la peor desfiguración de todos los pacientes de Labb. En la primera foto muestra la extensión de sus heridas y en la siguiente, se lo ve usando un vendaje y una máscara.

Soldado A

Este hombre de servicio fue retratado sin su máscara para mostrar cómo su nariz fue completamente destruida y luego se lo ve usando la máscara.

Soldado B

Este soldado, quien lleva puestos sus reconocimientos y medallas, muestra su nariz y bocas desfiguradas y más abajo, su nariz y bigote falsos.

El soldado B posa mostrando la espantosa extensión de sus heridas, que le quitaron un pedazo de su cara

William Thomas

En este juego de fotografías vemos las fotos de antes y después de este soldado de 1er. Regimiento de Cheshire, quien fue admitido en el centro faltándole la mitad de su cara en Noviembre de 1918 y fue dado de alta seis años después, luego de 19 operaciones, que incluyeron la reconstrucción de una mejilla, el labio superior y la nariz.

Soldado Arthur Mears al llegar a Sidcup con puntos que sostenían su cara y durante su intensivo tratamiento

TH Elderton

Al ser admitido en Sidcup el 10 de Febrero de 1918 con un tubo en su fosa nasal para ayudarlo a respirar. Elderton había perdido su maxilar y un ojo. Los cirujanos intentaron reconstruir el contorno de su mejilla. La segunda foto es de él, el 17 de Enero de 1919.

Capitán JGH Budd

En la primera foto, en Mayo de 1919, lo vemos con parte de su nariz faltante. Luego de seis operaciones en igual número de meses, vemos al capitán en Sidcup con su nueva nariz.

Estas increíbles imágenes siguen el trabajo del joven cirujano Harold Gillies, quién transformó los rostros de los heridos que regresaron a Inglaterra luego de luchar en el frente

 Aquí lo vemos retratado en el hospital de Aldershot con algunos de sus pacientes y también algunas enfermeras (religiosas) de  la institución.

Soldado D

En la primera foto, sin su máscara y más abajo con su máscara y lentes, con su número de soldado bordado de en el cuello de la casaca: 235.

Anna Coleman Ladd trabajando en la máscara de uno de los soldados

Esta increíble serie de fotos de aproximadamente 100 años atrás muestra el impacto que tuvo una escultora en las vidas de numerosos soldados que fueron horriblemente desfigurados durante la Primera Guerra Mundial.

Soldado C en su cama de hospital poco después de ser herido, con yeso y barras de metal manteniéndolo entero

El soldado F se vio forzado a andar por ahí con su cabeza envuelta en vendajes después de que fuera herido

El Soldado E antes de ponerse su máscara, luego de perder la nariz y más abajo con su nariz nueva, lentes y retoques protésicos

Teniente William Spreckley antes del tratamiento

Perdió la nariz completamente en batalla luchando en el frente durante la Primera Guerra Mundial.

Fotos fechadas el 4 de Agosto de 1919, mostrando al teniente William Spreckley luego de que le fuera reemplazada completamente la nariz en una cirugía

Joseph Pickard, de 5to Regimiento de Fusileros de Northumberland en tres fotos fechadas 26 de Julio de 1919, luego de perder su nariz en batalla

Menos de dos años después, su cara estaba completamente transformada

Sala de recepción del 3er Hospital General de Londres, Wandsworth, a donde muchos soldados que fueron desfigurados en la guerra fueron enviados

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR