Ben Franklin deja la mejor defensa contra aquellos que no desean vacunar a sus hijos

Ben Franklin deja la mejor defensa contra aquellos que no desean vacunar a sus hijos8shares

No es secreto para nadie que los intensos debates entre los "anti-vacunas" y el resto del mundo se han apoderado de la Internet, con acaloradas discusiones en las que cada uno defiende su postura con argumentos a los que recargan con el poder de la verdad, sin embargo, ¿quién tiene la razón? La respuesta puede encontrarse asentada en los libros de historia, desde hace más de 200 años. 

Allá, en el año 1736 un padre se enfrenta a las consecuencias de su negación a someter a su hijo a los avances de la ciencia médica, negándole las vacunas, solo para verlo perder la vida ante una de las enfermedades más mortales y contagiosas de la época; la viruela. 

En medio de su dolor, deja un mensaje dirigido a los padres de sus tiempos, que bien podría aplicarse en nuestros tiempos, aun cuando entonces los conocimientos al respecto de este tema eran mucho más escasos que en la actualidad. 

Benjamin Franklin, padre fundador

Político y científico estadounidense, considerado una figura de gran influencia e importancia en la historia de los Estados Unidos, además de ser el padre de una familia ejemplar, la cual fue ejemplo de la naciente nación de aquella época.

La gran epidemia de la viruela de 1721

La terrible enfermedad cobraba vidas o dejaba a las personas ciegas y desfiguradas, mientras los "anti-vacunas", como James Franklin, hermano de Benjamin, mantenían una lucha contra aquellos que sometían a sus hijos a este tratamiento preventivo. 

Una postura neutra

Benjamin, mientras tanto, se mantenía a raya de estas opiniones escuchando ambas partes. Sin embargo, no aplicó las vacunas a sus hijos. 

La tragedia que transformó al padre

En 1736, el hijo de 4 años de Benjamin, Franky como solían llamarle, falleció tras contraer la terrible viruela. 

Su autobiografía es un legado importante

Luego de esto, Benjamin Franklin se convirtió en un fuerte defensor de las vacunas, y al final de su autobiografía, publicada en 1788, deja las conmovedoras palabras que explican sus razones. 

Este es el importante consejo de más de 200 años que nos deja un hombre que vivió la tragedia y se arrepiente de no haber reaccionado a tiempo

"En 1736 perdí a uno de mis hijos, un niño bueno de cuatro años, por la viruela, de la manera común. Por mucho tiempo me arrepentí amargamente... "

"... Y aún lamento no haberle inoculado. Ahora lo menciono por el bien de los padres que omiten esa opción..."

"... Siempre pensando que no podrán perdonarse a sí mismos si su hijo muere por tomar este camino..."

"... Que mi experiencia sirva de ejemplo de que el arrepentimiento puede ser el mismo de cualquier manera..." 

"... Mi consejo es que ante esto, lo mejor es tomar la opción que ofrezca mayor seguridad"

En 1976 la Organización Mundial de la Salud inició una campaña en todo el planeta para erradicar la viruela

El 8 de mayo de 1980, el mundo celebró con el siguiente anuncio:  "El mundo y toda su gente se han liberado de la viruela... "

"... La enfermedad más devastadora epidémica, extendida a lo largo de muchos países desde el principio de los tiempos... "

"... La misma que dejó tras de sí la muerte, la ceguera y la desfiguración" 

Sin embargo, la Internet es testigo de que aún en nuestros tiempos modernos, y a pesar de todo el conocimiento, existen personas intransigentes

Y ni el consejo del padre fundador Benjamin Franklin, y su dolorosa experiencia pueden abrir sus mentes

¿Eres "anti-vacunas? ¿Apoyas las palabras de Franklin? Déjanos tus comentarios e invita a tus contactos a darnos su opinión

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR