9 síntomas asociados con enfermedades graves de los que no deberías preocuparte

9 síntomas asociados con enfermedades graves de los que no deberías preocuparte220shares

Para mantener la buena salud de nuestro cuerpo es necesario mucho más que prestarle atención a cualquier alteración que ocurra a nivel externo. Sin embargo, la mayoría piensa que con alimentarse bien y realizar algún tipo de actividad física es suficiente, olvidándose por completo de la parte emocional y anímica, la cual influye considerablemente puesto que cuando nos sentimos decaídos esa condición se manifiesta en el exterior.

Una de las cosas que más atrae la atención de las personas es la aparición de síntomas extraños o inesperados que se presentan en su organismo. Si sabes el significado del término 'hipocondría' o conoces a alguien que sufre de esta condición, tendrás una idea de lo peligroso que puede llegar a ser dar por cierto que se padece de una enfermedad grave sin el basamento suficiente ni tampoco el aval de un diagnóstico médico.

Aquí en Buenamente.com queremos contribuir con tu tranquilidad, reuniendo 9 de los síntomas más comunes que son achacados a terribles males, pero no es necesariamente cierto, sino que su causa puede ser tan simple como un leve resfriado. De todas maneras, un doctor será el único que puede confirmar todas tus presunciones. No dejes en manos del internet o tu vago conocimiento médico tu salud integral.

1. Aumento de la frecuencia cardíaca

Cuando estamos tranquilos, rara vez notamos cómo late nuestro corazón. Pero algunas personas experimentan e incluso escuchan los latidos de su corazón, lo que podría causarle algunas molestias. Al medir la frecuencia cardíaca, una persona puede notar que su corazón late más rápido de lo normal y acudir al médico con premura.

La frecuencia cardíaca depende de distintos factores: alimentación, estilo de vida, niveles de estrés y muchos más

Sin embargo, en la mayoría de los casos, un aumento en la frecuencia cardíaca es perfectamente normal. Desde que somos niños hemos escuchado que la frecuencia cardíaca normal es de 60 latidos por minuto. Pero, de hecho, el rango permitido es mayor: de 60 a 100 latidos por minuto.

Entonces, si contabilizas más de 60 latidos por minuto, intenta buscar la causa en situaciones más cotidianas

Fumar, la falta de actividad física, el exceso de peso y las constantes preocupaciones sobre la salud no son una enfermedad, pero podrían ser la razón de un incremento del ritmo cardíaco. Además, es posible que no te pase nada y tu frecuencia cardíaca promedio es simplemente de 75 latidos por minuto.

2. Ganglios linfáticos inflamados

Cualquier cambio en los ganglios linfáticos asusta a muchas personas porque este síntoma se presenta cuando alguien padece cáncer. Sin embargo, pueden alterarse incluso cuando el problema no es tan severo. Por ejemplo, un resfriado común podría hacer también que aumenten de tamaño.

En vez de entrar en pánico, sencillamente toca los ganglios linfáticos luego de varios días para verificar su tamaño

Lo más probable es que su tamaño haya regresado a la normalidad luego que la infección desaparezca. En este caso, el cambio en el tamaño de los ganglios linfáticos indica que el organismo comienza a trabajar más de lo normal para aumentar la producción de células para combatir el virus.

Existen casos donde lucen apreciablemente más grandes que los de los demás

Algunas personas podrían notar que sus nódulos son más prominentes que los de otras personas. Pero esto tampoco implica que estén enfermos, ya que su tamaño depende de la altura, el peso, la edad y otras características fisiológicas del individuo.

3. Ciclo menstrual irregular

Como regla general, la menstruación aparece una vez al mes. Pero muchas jóvenes y mujeres adultas toman este hecho demasiado literal. 'Una vez al mes' no significa que ocurrirá exactamente el mismo día de cada mes. Un ciclo menstrual saludable podría oscilar entre 21 y 45 días.

Entonces, no entres en pánico si notas que tu ciclo menstrual es un poco irregular

Cosas que ni siquiera notas pueden influir en el cambio de tu ciclo menstrual: el estrés en el trabajo, salir de vacaciones e incluso algunos cambios mínimos en tu dieta y muchos más. Las jóvenes cuyo período es irregular o que han comenzado a tomar píldoras anticonceptivas también pueden tener periodos variables y esto es bastante normal.

4. Mareos repentinos

Todas las personas, incluyendo las sanas, han experimentado mareos. Pero algunas tienen miedo de este síntoma, porque una pérdida de la concentración y el equilibrio podrían ser síntomas de un accidente cerebrovascular.

Pero el mareo no es un síntoma sobre el cual pueda basarse ninguna conclusión

Podrían ser causado por el estrés, provocar una alteración hormonal que produce debilidad y mareos. En otras palabras, si experimentas mareos una sola vez, pueden haber diferentes razones. Si no tienes otros síntomas raros o anormales, no debes preocuparte.

Puedes marearte por el clima caluroso o el debilitamiento del oído interno, en especial si ocurre mientras te trasladas de un sitio a otro

Este estado podría deberse a un giro demasiado brusco de la cabeza o si el cuello está demasiado tenso. Si se irrita demasiado el seno carotídeo (un lugar en el cuello donde la arteria es ancha) tu presión disminuirá y comenzarás a sentirte mareado.

5. Pigmentación de la piel

El cáncer de piel, al igual que el resto de sus variaciones, realmente asusta a las personas. Entonces, muchos al notar una mancha en sus mejillas o frente, comienzan automáticamente a preocuparse. Pero, claro está, en la mayoría de los casos, la pigmentación no es peligrosa en lo absoluto.

En verano, aparecen manchas oscuras en la piel debido al bronceado 

La luz del sol es peligrosa para la piel, pero no es mortal. Existen distintas razones para la pigmentación siendo el estrés, la falta de vitaminas o cambios en el equilibrio hormonal causados ​​por el embarazo los más comunes.

Cualquiera podría tener manchas en su piel y eso no significa que estén enfermos

Si las pequeñas manchas no causan ningún dolor, no se agrandan ni causan alguna otra molestia, entonces probablemente estés bien.

6. Temperatura más alta o más baja que lo normal

Estamos acostumbrados a pensar que la temperatura normal del cuerpo humano es 36,5 °C. Pero lo más seguro es que no sepas cuál es la temperatura normal para ti. Probablemente tomas tu temperatura máximo dos veces al año cuando estás enfermo y nunca lo haces cuando estás sano.

La temperatura corporal normal varía de 35,8 °C a 37,2 °C

En promedio, realmente es 36,5°C, aunque existen personas sanas cuya temperatura corporal normal es 37,1°C. Así que, si tomaste tu temperatura y descubriste que es más alta o más baja que lo normal, no entres en pánico. Si te sientes bien, esta temperatura es quizás normal para ti.

Para saber cuál es tu temperatura corporal normal, tómala 3 veces al día durante 10 días

Escribe los resultados. El promedio es tu temperatura normal.

7. Dolor en las pantorrillas

Este desagradable síntoma a menudo se produce en personas que tienen varices. Sin embargo, no es realmente habitual y definitivamente no aparece solo: las venas se vuelven más prominentes y se aprecian otros cambios en la piel.

Las personas sanas también suelen sentir dolor e incomodidad en las piernas y algunos notan hinchazón

Pero antes de preocuparte, debes prestarle atención a otros factores menos peligrosos que podrían causar tal condición. Por ejemplo, excesiva actividad física, trabajo que requiere estar de pie durante largos períodos de tiempo, ropa o zapatos incómodos.

Si experimentas este síntoma después de un día difícil, es poco probable que sea producido ​​por una enfermedad grave

Si el dolor no desaparece al día siguiente y continúa molestándote durante varias semanas o incluso meses, entonces es momento de visitar a un doctor.

8. Dolor de garganta y cambios en la voz

Quizás ayer te sentiste absolutamente bien, pero hoy te despertaste con dolor de garganta y una voz extraña. Sin ningún otro síntoma de una enfermedad común, como fiebre o la nariz tapada. Entonces, no tienes que sospechar que tienes una enfermedad grave.

Es mucho más probable que la razón de este cambio sea una bacteria o un virus

Algunas enfermedades, por ejemplo, una angina o faringitis, pueden desarrollarse sin mostrar ningún síntoma cmún. Lo más probable es que empeore a medida que avance el día: sentirás mayor dolor en la garganta, pero tu temperatura se mantendrá normal.

No comiences a buscar por la web los síntomas del cáncer

Acude al doctor: las pastillas y otros tipos de medicamentos te curarán mucho más rápido que preocuparte por una enfermedad terminal.

9. Dolor en el pecho

El corazón es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. No es de extrañar que el dolor en el pecho asuste a mucha gente y les haga pensar que tienen una condición peligrosa de salud.

Pero las personas sanas a menudo sufren de una neuralgia intercostal que causa una sensación sumamente desagradable en el pecho

Algunas personas padecen de neuralgia crónica, pero la mayoría presenta dichos síntomas cuando hacen un movimiento repentino o son realizan exagerada actividad física. De manera general, tales síntomas desaparecen rápido y sin ningún tratamiento. 

Los ataques de pánico y otros tipos de ansiedad también suelen causar dolor en el pecho

Si nunca has tenido algún problema cardíaco, sanguíneo o vascular, es poco probable que tengas un ataque cardíaco. Si el dolor se vuelve más grave cuando respiras o te inclina y no afecta tu ritmo cardíaco, entonces el problema no está en tu corazón. Con relajarte y calmarte podría ser suficiente para sentirte mejor pronto.

Bonus: hormigueo en las manos

Bien sea en las manos o los pies, este es un síntoma que muchas personas experimentan a menudo. La mayoría de las veces, es benigno y nada serio. Tal vez te sentaste con las piernas cruzadas por mucho tiempo o dormiste en una posición incómoda. De cualquier manera, el hormigueo desaparece rápido después de eliminar la causa que lo produce. 

Sin embargo, si el hormigueo no desaparece y experimentas dolor o picazón, podría ser un signo de daño bacteriano a los nervios o enfermedades como la diabetes

Cuidar la salud es algo increíblemente importante que hacer. Sin embargo, el estrés, la hipocondría y el miedo constante a las enfermedades no son buenos para ti. Si notas algún síntoma y te preocupa, no pierdas el tiempo tratando de auto diagnosticarte ni mucho menos hacerlo por la web. Ve al doctor. De esta manera, reducirás el estrés y comenzarás un plan de tratamiento si realmente lo necesitas.

¿Cuál otro síntoma frecuente te genera preocupación? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta valiosa información

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR