20 cosas que piensa un trabajador de American Eagle México pero nunca le dice a nadie.

20 cosas que piensa un trabajador de American Eagle México pero nunca le dice a nadie.0shares

Cuando somos jóvenes y queremos independizarnos, lo primero que procuramos es buscar un empleo que nos permita obtener cierta cantidad de dinero que nos permita no morir en el intento del sueño de "libertad". Y, entre las opciones más populares, están las tiendas departamentales ya que no exigen demasiados requisitos, necesitan personal joven y pro-activo, además que se mantiene en constante renovación y ampliación así que, por consiguiente, suele haber vacantes.

Sin embargo, eso no quiere decir que sea una trabajo sencillo. Atender al público requiere de mucha paciencia, sin contar con que habrá montones de prendas de vestir que a diario tendrás que acomodar. Aún así, es un empleo del que se aprende mucho y también tiene una parte divertida. Una de las más populares en México es la de la marca American Eagle.

Sus trabajadores tienen tantas historias que contar como clientes atienden al día, sólo que pocas veces tienen la oportunidad de contarlas pues no a cualquiera le gustaría conocer lo que pasa por sus cabezas durante su jornada laboral. Pero aquí en Buenamente.com no somos así y, por lo mismo, te traemos sus 20 pensamientos más extraños. Quizás te animes a ser un mejor cliente después de esto.

1. "Ojalá se lleve por lo menos la mitad de las 57 piezas que se probó".

Definitivamente, hay que admitir que en ocasiones nos extralimitamos como clientes, más en una tienda tan interesante como ésta. No tenemos ni la menor consideración con los empleados que son al final quienes recogen nuestros desastres.

2. "El mayor aprendizaje de este trabajo ha sido desarrollar mi destreza para doblar todo tipo de ropa".

Y mi mamá es quien se siente más agradecida por eso. Tiene la esperanza de que mi closet se mantendrá ordenado de ahora en adelante. Así de ingenuas son todas ellas...

3. "Nada se compara con las extrañas cosas que ocurren dentro de los probadores".

Podría decirse que ocurre ¡DE TODO! Desde madres que aprovechan ese momento para tomarse un respiro mientras se prueban alguna prenda (en el mejor de los casos, algunas ni siquiera lo hacen), otros que tienen una necesidad extrema de ser escuchados y se descargan con los empleados hasta aquellas personas que buscan un poco de privacidad para hablar por su celular. Es casi tan acontecido como un confesionario.

4. "Si me dieran a elegir un súper poder, pediría visión acomodadora de ropa".

Arreglar una mesa colmada de ropa para exhibición puede tardar entre 30 minutos y 2 horas, para que los clientes lleguen y en 10 segundos acaben con todo. Aparte que debes simultáneamente atenderlos con una sonrisa. ¡Se merecen un premio por el esfuerzo!

5. "Los peores momentos de mi trabajo son cuando me toca atender el probador especial para la ropa interior femenina".

Las mujeres, aparte de ser clientes súper exigentes, parece que pierden por completo las buenas costumbres al mismo tiempo en que se quitan la ropa para probarse un sostén. No tienen el menor reparo en danzar por todo el espacio así y hasta se toman la molestia de curiosear a las demás.

6. "Admito que me encanta ir a trabajar los viernes. La música de los 80's y 90's crea un ambiente de fiesta increíble".

Eso hace que el enorme volumen de personas que asiste a la tienda los fines de semana menos tedioso.

7. "La temporada navideña hace que odie todos los villancicos del mundo".

Peor que El Grinch.

8. "Es inexplicable la cantidad de personas que tratan de engañarse con respecto a su talla real".

Lo cual es absurdo puesto que si un pantalón no es tu talla, será imposible que te cierre. 

9. "Otra más que se llevó un vestido talla 4, quiere cambiarlo por un 6 pero en el fondo sabe que terminará llevándose un 8".

Un clásico.

10. "Muero de envidia por quiénes trabajan en el depósito".

Tienen un montón de trabajo igual, pero sin el tumulto de gente encima de ellos. Eso hace totalmente la diferencia.

11. "Ni hablar. Hoy tendré que agotar mi reserva de paciencia; me toca trabajar hoy como 'greeters'."

Éstos son los chicos que se disponen cerca de las puertas de entrada para darle la bienvenida a los clientes. Podrás imaginarte lo divertido que es eso...

12. "¿En serio piensa que soy tan ingenuo para creer que no usó esa camisa? Seguro que ese olor a cerveza y la mancha de tomate vino de fábrica."

13. "Los del almacén deben estar pasándola de lo lindo bailando y tomando cócteles mientras organizan el pedido que llegó".

No es que sea cierto, pero igual deben pasarla mejor que dentro de la tienda.

14. "Hasta cuando le repito que hay un probador de ropa interior para mujeres. Es imposible que yo adivine si le va a quedar."

15. "Vamos a ver su actitud para procesarle el cambio. Si pone los ojitos del Gato con Botas, le digo que sí."

Como ves, mucho de lo que sucede allí dentro es meramente tu responsabilidad. 

16. "¿De dónde salió tanta gente? Lo último que quiero escuchar al llegar a casa es "bienvenido"."

Pensamiento de un 'greeters' en día de quincena o rebajas.

17. "Esto debe ser un récord: la mesa de exhibición duró solo 2 minutos arreglada."

18. "No habrá suficiente ponche que pueda borrar de mi mente lo que vivimos en la tienda en Noche-buena."

De todas maneras, haré el intento.

19. "Esas preguntas sobre moda deberías hacérselas al 'stylist' de la tienda y no a mi. Él es el profesional de la materia."

No me hago responsable por lo que resulte de nuestra conversación.

20. "Deberían exigir en el currículum contar con habilidades de escapismo para ayudara sacar a los clientes cuando se daña la cerradura del probador".

¿Qué opinas de estos reveladores pensamientos? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta curiosa nota.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR